miércoles, 2 de marzo de 2011

Arbitrario e irrazonable


No, no lo decimos únicamente nostros...

Human Rights Watch, Reporteros Sin Fronteras y ahora también nuestra propia Corte Suprema de Justicia coinciden y condenan el arbitrario reparto de la pauta oficial de la administración Kirchnerista.

La Corte se suma, así, a otros importantes y respetados organismos que, en los últimos días, han hecho duras críticas al manejo arbitrario y poco transparente del reparto de la pauta oficial.

En el caso de Perfil, el cual generó el fallo de la Corte que se conoció hoy, la gestión Kirchner, que se inició en mayo de 2003, destinó el primer aviso oficial para ese diario recién el 17 de agosto de 2008, cinco años más tarde.

Repasemos los dichos de cada uno de los organismos e instituciones mencionadas:

Human Right Watch: "La falta de criterios transparentes en la asignación de contratos de publicidad oficial en el ámbito federal y en algunas provincias genera un riesgo de discriminación política contra medios que critican a funcionarios gubernamentales".

Reporteros Sin Fronteras: "Fruto de una larga reflexión en la sociedad y votado según las normas por mayoría en el Congreso, el texto (NdE: Se refiere a la Ley de Medios) se debe aplicar con, como corolario, un reparto justo de la publicidad oficial".

Corte Suprema de Justicia: "El Estado, si dispone la realización de publicidad de sus actos y de la concreción de sus proyectos, no puede asignar los recursos disponibles de manera arbitraria, sobre la base de criterios irrazonables".

Contundente.

-----------------------------

12 comentarios:

  1. Dejando de lado el aspecto legal del asunto...
    ¿Porqué fontevecchia está interesado en publicitar y promover en sus medios, mensajes de un Estado manejado por un gobierno que detesta?
    La única respuesta que se me ocurre es que lo que dice, la libertad de expresión y toda esa sarasa le importa tres pepinos, que si le pones 30 monedas sobre la mesa publica cualquier cosa.
    Si yo fuera dueño de un medio y pontificaría a diario sobre la libertad, la ética, etc sólo usaría mi nombre para avalar productos, servicios y mensajes que comparto y estoy dispuesto a recomendar a mis lectores. Sería lo lógico, no? A menos que sea un mercachifle de la información.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Javier,

    Dejando de laso tus presunciones acerca de las motivaciones de Fontevecchia, es importante dejar en claro que un reparto arbitrario de la pauta oficial atenta contra la libre competencia.

    Así, mientras Perfil (un medio crítico) estuvo más de 5 años sin recibir un peso, el Grupo Szpolski (un medio afín) recibió mensualmente 5 millones de pesos en 2010.

    Difícil de sostener....

    ResponderEliminar
  3. Obligar al Estado a invertir en un determinado medio no suena competencia muy "libre" que digamos. Más que libre competencia me suena a que el Estado les banque el kiosco a los mercaderes de la información (sea Spolsky o Fontevecchia).

    Como decía, no discuto la justicia de la medida, será cuestión de leguleyos eso. Sí me resulta interesante la forma de manejarse de los adalides de la libertad de expresión, derecho a la información, y demases que pregonan desde el pedestal de la pureza y la independencia.

    Justamente el estado será el único anunciante al que Fontevecchia podrá criticar a gusto y piaccere sin que el estado pueda responder quitándole publicidad. Sería coherente que tenga la misma actitud con cualquier otro de sus anunciantes si va a seguir hablando de "independencia".

    ¿Qué pasó con el riesgo empresario, parte fundamental del libremercado? Está bien que si el kiosco de fontevecchia no es económicamente rentable, le demos una ayudita los contribuyentes. Pero que al menos tenga la decencia y la honradez de no venir a corrernos a los que deberemos financiarle la jodita con el verso de la libre competencia, la independencia, el periodismo puro y el resto del cuento. Eso sería más honesto. Los medios de Splosky, al menos en eso, son más coherentes.

    ResponderEliminar
  4. Sin palabras no!!!!...antes de escribir algo te invito a que me sigas en www.crispa2.blogspot.com...te espero

    ResponderEliminar
  5. Disiento, Javier.

    Lo que no puede hacer el Estado es favorecer a medios afines, artificialmente manteniendo su vida empresaria a costas de los recursos públicos.

    Fontevecchia ha sabido mantener a Perfil sin los aportes del PEN... algo que al Grupo 23 le resultaría casi imposible....

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Eso es cierto, Fontevecchia supo conseguirse otros sponsors que le financien el negocio. La pregunta es si es realmente "independiente" de los intereses de sus mecenas.

    A eso iba el punto de mi comentario.

    ResponderEliminar
  7. La independencia, real o no, de Perfil no es el eje del post. Eso, en todo caso, debererá ser el eje de otra discusión.

    El eje del post gira en torno al imparcial reparto de la pauta oficial, hecho que ha sido objetado ahora también por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

    Abrazo.

    Pd. Es una chicana llamar "sponsors" al resto de los anunciantes de Perfil. Por mi lado, no llamaría "sponsors" siquiera a los aportantes a la campaña del FPV en 2007...

    ResponderEliminar
  8. No es chicana. Si Fontevecchia hace de la "independencia" una bandera y machacás con eso día a día, él mismo habilita el debate sobre el rol que cumplen los anunciantes y sus intereses al pautar en un medio, no?

    Es poco serio hacer un caballito de batalla de la libertad de expresión e independencia de criterios, y no poder hablar de los anunciantes privados. Es central... sobre todo si tomamos que la enorme mayoría de la torta publicitaria argentina surge de los anunciantes privados.

    ResponderEliminar
  9. Insisto: el eje del post no es la independencia de Perfil o Fontevecchia.

    Sino el reparto arbitrario que hace la gestión Kirchner con la pauta oficial, beneficiando a aquellos medios afines.

    El Estado, por su propia naturaleza, no puede beneficiar a sectores y perjudicar a otros.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ok, para mí el tema del reparto de la pauta está intrínsecamnete atado a la independencia de los medios, pero no te voy a discutir eso de visitante, je!

    Lo que sí, si no creo que no pautar en un determinado medio sea perjudicarlo. Con ese criterio yo podría exigir que el Estado paute en mi blog. Que tenga menos lectores que Fontevecchia no es un argumento, ya que el Estado no debería basarse en criterios mercantilistas.

    Entiendo que exista una razón práctica, que es que no se puede pautar en tooooddooos los medios existentes. Pero entonces que hablen de frente y calro y que digan que la ley está hecha para beneficiar no a la prensa, sino a las corporaciones de información ya establecidas y dominantes. A simple vista nos parece razonable que el Estado paute en los medios más importantes, pero si hilamos fino a la larga nos tendríamos que preguntar porqué el estado tiene que bancar a los medios más fuertes, los que se pueden valer por sí mismos y no necesitan ayuda para mantenerse que bien se arreglan solitos. Si el Estado debería meterese, debería ser para beneficiar a los que más lo necesitan, antes de darles guita a clarin o P/12, o La Nacion; debería ayudar, por ejemplo, a tu blog o al mío.

    Y ya nos ves, a vos y a mi, con los mismos derechos que los Saguier o los Fontevecchia, con muchísmos menos recursos que ellos, y sin embargo no andamos haciendo berrinche y pataletas porque no nos bancan.

    Es un clásico en la Argentina, el que más tiene más llora.

    Abrazo,

    ResponderEliminar
  11. Sabes una cosa, Javier? Disiento, de nuevo.

    La pauta oficial tiene como objetivo primordial dar a conocer obras de gobierno. Y si es eso lo que verdaderamente se busca, entonces una inversion en un medio de mayor tirada es la forma obvia de maximizar el readership del aviso. Se minimiza asi el famoso "costo por contacto".

    Si en cambio la pauta se usa para artificialmente sostener medios que, de no existir este subsidio encubierto probablemente no persistan en el tiempo (dada los bajos ingresos por circulación), estamos afectando la libre competencia.

    Con esto, no digo que no debe destinarse pauta a medios de baja tirada. Pero lo que debe evitarse sin dejar lugar a dudas, es la distribucion arbitraria, como la Kirchnerista que ha sido condenada por la Corte Suprema.

    La cantidad de lectores incide en la capacidad de dar a conocer las obras del gobierno.

    Abrazo.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  12. Estaba escribiendo un comentario, pero antes de postearlo veo que lo que escribiste dice básicamente lo mismo, lo posteo de todas maneras:


    La publicidad oficial no se trata sobre sostener o dejar de sostener un medio, sino de hacer conocer los actos de gobierno, para que la mayor cantidad de gente pueda estar informada. Desde ese punto de vista, los medios de mayor circulación deberían ser los principales destinatarios.

    De todas maneras, tiene que reglas objetivas de distribución que no consideren -exclusivamente- la cantidad de lectores (para el caso de los diarios). Por ej. 30% Capital, 20% Buenos Aires, 50% resto del país. Además, 50% los de mayor circulación, 50% entre los restantes, según equis criterios, etc.

    Eso es básicamente lo que expresa la sentencia de la Corte, que no puede manejarse en forma arbitraria como premios y castigos, cómo se lo está haciendo.

    Ahora bien, asignar 10 veces más pauta a un medio que llega al 10% de la tirada de otro, va mucho más allá, y es lavado de dinero liso y llano.

    Muy bueno el post. Saludos.

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0