viernes, 11 de marzo de 2011

La Obediente



Usualmente suelen ergirse como máximos símbolos de movimientos políticos aquellas personalidades combativas, de fuerte caracter confrontativo, con precisas e inclaudicables convicciones. Suelen tomarse como referentes a aquellas personalidades díscolas, incómodas e inquietas, con empuje y cierto espíritu revolucionario.

No es el caso del Kirchnerismo, que ha optado por Héctor J. Cámpora como figura de sus banderas políticas. Sin ir más lejos, el brazo juvenil del Kirchnerismo toma su nombre del apellido del Tío.

Justamente en la biografía sobre Cámpora que realizan en el sitio web del homónimo movimiento juvenil, se señala que:

"Nuestra agrupación lleva el nombre del Tío por muchas cosas. Entre ellas están sus virtudes personales: su lealtad, su vocación de servicio al pueblo, su honestidad, su capacidad. Pero además rescatamos su valor simbólico".

No es casual que la primera virtud que se destaca de Cámpora sea su lealtad.

Según el mataburros, lealtad puede hacer referencia al cumplimiento de lo que exigen las leyes de fidelidad, o también al amor o gratitud que muestran al hombre algunos animales, como el perro y el caballo.

Fidelidad incondicional. Gratitud incondicional.

Sea cual fuere la incondicionalidad de Cámpora, la realidad es que tanto su candidatura a presidente, como la misma (corta) presidencia, estuvieron signadas por la figura omnipresente de Perón operando desde atrás.

Cámpora al gobierno, Perón al poder.
Toda una declaración de principios, un enaltecimiento de obrar de las marionetas.
En las elecciones, la boleta con la fórmula Cámpora - Solano Lima obtuvo casi el 50% de los votos. Pero su gobierno no llegó a pasar el invierno de ese mismo año. En Julio, a instancias de Perón, Cámpora renuncia, y en septiembre de 1973 triunfa la boleta Perón - Perón con el 62% de los votos.

Así, la primevera camporista tuvo, tanto en su génesis como en su desenlace, el signo de la obediencia sumisa a Perón.

Es curioso. Resulta extraño y peculiar la elección de la figura de Cámpora como bandera política. Casi tanto como si, en 40 años, surgiera un grupo de militancia política que se autodenomine La Scioli.

Hoy, aniversario del triunfo de Cámpora en las elecciones de 1973, habrá un acto de La Cámpora en Huracán, a la que asistirá Cristina Kirchner. ¿Será tal vez el momento elegido para lanzar oficialmente su candidatura?

-----------------------------------------

3 comentarios:

  1. Disidente, acá estoy de nuevo. Perdón por el exabrupto chicanesco de ayer, me estaba yendo a la universidad y salía apurado, y me salió eso. Reconozco que estaba un poco enojado por los argumentos que habías usado.
    ¿Scioli=Cámpora? Acá no te puedo apoyar, Scioli hizo de su indefinición una carrera política. El Tío siempre fue respetado, con principios claros (tal vez discutibles, pero ya sería harina de otro costal), por todo el arco político. Sí es cierto que por esas cosas que tiene el Justicialismo, el verso de la lealtad y demás cosas, le tuvo que dejar el lugar a Perón.

    En realidad te escribo porque salió una nota muy interesante respecto de la pauta oficial, en el diario Crónica, te paso el link.

    http://www.cronica.com.ar/diario/2011/03/11/972-la-verdad-que-oculta-clarin.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sebastián, paz y bien.

    Respecto de La Obediente, recalco que la principal inquietud del post es la elección de la figura (obediente) de Cámpora como bandera del movimiento juvenil. Lo de La Scioli, apenas una humorada nuestra.

    Respecto de la pauta oficial: Leí muy rapidamente la nota. Parece centrarse en el hecho que los medios de Clarín se alzaron históricamente con porciones importantes de pauta oficial. Debo releer (algo que haré durante el fin de semana), pero a priori no me sorprendería que los medios de mayor audiencia perciban proporcionalmente, una porción considerable de pauta. Pero, como dije, deberé releer.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Saludos

    La Campora a mi me suena a una cuestion marketinera, desde el adjetivo "la" parece que se armara un producto y que se lanzara al mercado a la espera de hacer un paneo y ver que reaccion tiene el consumidor.
    Aparte de discrepar en su nombre,eligieron un personaje insipido, insaboro y parece un grupo armado de apuro.
    Si Maximo Kirchner es su mentor,como uno podria ponerle fichas a la seriedad de un grupo formado por un tipo que alterna la administracion de la fortuna personal de su familia con la "militancia"?

    No se, Campora el odontologo,Campora el amigo de Peron, o el Campora que contrata a Lopez Rega?

    Parece algo digno de Capusotto

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0