miércoles, 9 de junio de 2010

Recordando la primera vez...


Algunos memoriosos tal vez recuerden la frase de la campaña que sirvió de preludio a la primer derrota electoral del Peronismo en comicios libres y sin proscripciones. Sirva entonces de puntapié inicial para analizar las consecuencias de la interna bonaerense de la UCR del pasado domingo.

De paso pregunto, ¿hace cuánto que una interna jurisdiccional (!) no causaba tanto revuelo en nuestro país? Muchos otros partidos debieran abandonar las prácticas feudales tan propias en nuestros caudillos políticos.

La traición de Cobos caló hondo en las filas kirchneristas, quienes olvidaron rápidamente la campaña del 2007, "Cristina, Cobos y vos". Será por eso que su "derrota" en la mencionada interna fue tan festejada: Artemio, por caso, sostuvo textual: "Cleto, es el fin". Pero no debemos olvidar que, tal como dijimos en algun post anterior, Cobos es una creación Kirchnerista.

En nuestra opinión, el Krichnerismo se centró tanto en festejar la derrota de su Judas, que ha pasado por alto el peligro latente que existe en la figura del triunfador del domingo pasado. Como sostiene Morales Solá en La Nación, Ricardo posee una forma política absolutamente opuesta a la ejercida por los Kirchner: "¿Hay algo más distinto que ese estilo (NdE. el de Alfonsín) y el sistema de gobierno de los Kirchner?".

Desde este espacio, anunciamos nuestra simpatía por quien resultó ganador. La derrota de un aparato partidario vetusto es, siempre, una buena noticia. Pero no la única.

Ricardo posee, a diferencia de Cobos, la posibilidad de reunir a al menos una parte significativa de la fragmentada oposición: su diálogo con Carrió es abierto y explícito, al igual que con el Socialismo. No en vano, hay quienes creen que con Alfonsín, el Acuerdo Cívico y Social revive. Nosotros, que en el pasado nos hemos inclinado por el ACyS, festejamos en silencio y mesurados: sabemos que, dispersos, gana Néstor.

Por otro lado, Alfonsín posee buena imagen en el electorado. Persiste, claro está, la duda acerca de si podrá traccionar lo suficiente como para traducir esa buena imagen en votos concretos. Pero en algunas encuestas (aún antes de la interna), su figura asoma.

Como sostiene el oficialista Mendieta, Ricardo Alfonsín es un animal político. Y tal vez radique allí parte de su atracción: es un político de raza, pero al mismo tiempo, no es considerado parte de la vieja política vernácula.

En suma: La derrota de Cobos fue exageradamente festejada por el Kirchnerismo. Con Cobos fuera de escena, pensaban algo incrédulos, el camino al 2011 se aclara. Pero han obviado la nueva estrella del firmamento opositor...

Mejor así. Vamos de tapado, como en aquella primera vez.

----------------------

4 comentarios:

  1. Disi, ud. sabe lo que yo pienso de los K. Pero le pregunto: ¿Ricardo Alfonsín, mas allá de su buena imagen, será el timonel de tormentas que seguramente necesitaremos?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. es cierto. Cobos es una creación de NK y no estoy de acuerdo en tildarlo de "traidor". Hay mas "traidores" dentro del PJ como para que se vengan a ocupar de los de afuera. Pero la gente necesita ver las cosdas en blanco y negro para entender. Necesita grandes causas, si vale el término. Cobos no las tiene. No se Ricardo.

    ResponderEliminar
  3. Observador: Con su pregunta, dá en el centro de la cuestión. Mi respuesta no puede ser precisa: no lo sé.
    Por el momento, lo que rescato de RA es su capacidad para reunir parte del espectro opositor.
    Pero, como bien señala Ud., eso sólo no alcanza. Falta mucho aún.

    Jorge: Creo que el Kirchnerismo se equivoca en su tecitura de ver todo en términos binarios. Amigo-enemigo. Blanco-negro. No vamos a ponernos de acuerdo, pero creo que en política algnuas veces es importante también sumar voluntades.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y por qué entonces los K son tan lectores de Laclau, Disidente?

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0