viernes, 25 de febrero de 2011

Técnicas de combate inflacionario


No deja de sorprender el empeño que pone Moreno en atacar la "sensación" de inflación. Porque es eso exactamente lo que hace: ataca todo lo que tenga que ver con la medición de la dispersión de precios.

Para combatir al verdadero villano a vencer, Moreno se ocupa del termómetro, no de la fiebre.

Comenzó interviniendo el Indec, a comienzos de 2007. La primera técnica a la que apeló el gobierno fue a la de digitar los índices oficiales, imponiendo de facto una fantasia. Desde entonces, nuestro país carece de estadísticas oficiales confiables.

En aviación, la analogía posible es francamente peligrosa... Y la consecuencia directa es que ya nadie cree en los datos del Indec.

La ausencia de credibilidad del IPC oficial es tal, que en paritarias incluso los gremios cercanos al oficialismo han dejado de utilizar datos oficiales como referencia para sus reclamos.

Paradoja K: Es la propia intervención del Indec la que le ha otorgado viabilidad a las consultoras privadas y sus informes de inflación...

Luego, el Oficialismo apeló a la estrategia de ignorar la palabra. Así, esta ténica de combate se basa en el uso de todo tipo de eufemismos para no mencionar la temida palabra "inflación": dispersión de precios, reacomodamientos, modificación de precios, etc.

Se ha llegado, incluso, al extremo de sostener que los aumentos eran consecuencia natural del crecimiento, y que desde el Oficialismo no se hará nada para "enfriar la economía", generando una falsa dicotomía entre inflación o crecimiento.

Ahora, en una nueva etapa estratégica del gobierno, se incorpora el hostigamiento a consultoras privadas. Y para esta nueva técnica, el Kirchnerismo apela a cualquier arma disponible, incluso a leyes de la Dictadura.

Citando a la Ley de Lealtad Comercial, sancionada en mayo de 1983, el Gobierno ha multado a una consultora privada por generar "incertidumbre entre la población".

Desde acá, estamos esperando la multa a Moyano por fomentar el uso de mediciones no oficiales para negociación de salarios en paritarias... Al fin y al cabo, así también se genera incertidumbre.

Pero tal vez lo más llamativo de esta tercera técnica de combate inflacionario sea el hecho que la Secretaría de Comercio haya recurrido al Indec para analizar la metodología empleada por las consultoras privadas.

Es genial el Kirchnerismo... El Ministro de Economía sostiene que la inflación del 2011 será de un dígito, mientras que los gremios piden entre 25% y 30% de aumento salarial...

Cómo sea, felíz cumpleaños.

-----------------

6 comentarios:

  1. Estimado Disidente:
    A partir de hoy sus post deberán ser un 30 % más largos,tener un 25 % más de cifras y estadísticas, y tener el mismo precio de antes...
    Atte/
    PD: También deberá mostrar un 38 % más de imágenes de señoritas con escaso o nulo ropaje...

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que se equivocan en el enfoque. Una cosa es desconfiar del indice oficial y otra muy distinta es defender las consultoras privadas.
    Si en el Indec no se puede confiar, porque en las consultoras privadas sí?
    Porque son opuestas al gobierno y al Indec? Me parece que eso no es suficiente como para que sean creibles. Todos sabemos o al menos sospechamos que esos informes que realizan son decididamente intencionados y para nada objetivos, principalmente porque en su mayoría provienen de economistas neoliberales que intentan sabotear el modelo economico.
    Existe una razón practica y otra ideologica. Cuando un neoliberal pronostica caída del PBI, dolar a $8, y un millón de maleficios que nos esperan, es creible? No. Entonces, porque sus mediciones deben serlas.

    ResponderEliminar
  3. Algun, le guste o no a Moreno, la falta de credibilidad que la intervención generó en las estadísticas oficiales le han dado a las estimaciones de las consultoras privadas cierta viabilidad.

    Sin ir más lejos, los aumentos salariales que se negocian tienen mucho más que ver con la inflación que estiman los privados, que con el índice oficial....

    ResponderEliminar
  4. Nada tiene que ver. Los aumentos salariales se negocian porque hay paritarias, cosa que ninguno de los neoliberales permitiría. Y hay algunos por encima y otros por abajo de esas estimaciones, como vos decis son estimaciones; y muchas veces intencionadas.

    ResponderEliminar
  5. Ok. Aceptá un aumento del 9% en tu trabajo...

    Yo hago como Moyano, y no uso índices oficiales.

    ResponderEliminar
  6. lo más ridículo es la manipulación del índice Big-Mac, pasate por un local de la M y fijate la relación del combo con el resto.

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0