domingo, 19 de julio de 2009

Tan peligroso como volar con tubos pitot congelados


Gran analogía de Verbitsky en Página hoy. El Indec hoy funciona como un tubo pitot congelado: al no medir correctamente, obliga a volar sin conocer realmente la velocidad a la que se desplaza el avión. Recordemos que al menos el accidente del vuelo de Austral, en Fray Bentos, ha sido adjudicado a tubos pitot congelados, y hay alguna sospecha sobre el rol de estos tubos en el vuelo de Air France que cayó en el Atlántico hace unos meses.

Sinceramente no termino de entender la postura de los pro-Indec intervenido. Apelan con frecuencia al Informe Natalucci, acerca de las interferencias exisitentes en el IPC anterior. Pero aún si estuviéramos de acuerdo con los errores del IPC anterior, no entiendo ni comprendo o justifico la manipulación del nuevo IPC. Es una herramienta de navegación, que permite conocer las características de nuestro vuelo. El IPC Moreno no es una herramienta de medición. Es un engendro injustificable. Solamente un índice político puede sostener que los alimentos hoy están un 2% más baratos que hace un año, como se lee acá. Absurdo. Infantil. Irreal. Y burda tomadura de pelo.

En Página también se menciona el trabajo de Ernesto Kritz, quien sostiene que al subestimar la pobreza, la indigencia y el desempleo, se han recortado gastos asistenciales donde más se necesitaban.

Personalmente, considero de una necedad absoluta el mantenimiento de Moreno y la persistente manipulación de estadísticas oficiales.

------------------

2 comentarios:

  1. Siempre me he preguntado bajo que lógica cabe que Moreno controle a un organismo que debería funcionar como un termómetro de su tarea específica encomercio interior.
    Pero la lógica K es, a su vez, impermeable al sentido común de los ciudadanos de a pie, ya que sólo obedece a la defensa de sus propios y espúreos intereses.
    La conservación del poder a ultranza es su única ideología. No sabemos para que, ya que está demostrado que la mejora de las condiciones de vida de la Argentina no les interesan en lo mas mínimo.
    La lógica K es tal que nombra ministros y los vacía de autoridad al instante.
    Así las cosas, me pregunto si Carrió, cuya decisión de no ir al diálogo no me cayó bien y a quién no considero una opción válida para la Presidencia, no tenía razón.
    Los K son incorregibles.

    ResponderEliminar
  2. Gran comentario, Observador.
    Yo también lamenté la decisión de Carrió, y coincido en que no ha demostrado ser viable para el máximo cargo del ejecutivo. Pero sigo sosteniendo que la verdadera opción debe salir por fuera de esa estructura hegemónica y caduca que es el pejotismo.
    La lógica K me descoloca...

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0