martes, 9 de febrero de 2010

El principio del fin


A fines de enero, participaba casi silenciosamente de una muy interesante charla entre un ex empleado de la gestión de Cultura del bueno de Néstor y un allegado a una consultora que recientemente tuvo acertados vaticinios electorales.

El primero, de orígen peronista y ahora devenido en devoto oficialista K (*).

El segundo, de extracción cuasi-radical, ubicado ahora por necesidad en una posición psuedo-objetiva. Curiosamente, ambos egresados de la misma camada del Nacional Buenos Aires (juro que la columna de Hanglin nada tiene que ver).

La charla se inicio casi en forma casual, ante una pregunta del amigo oficialista: "¿Como ves las elecciones del 2011?".

"Muy difíciles. Es casi imposible, te diría. Es más, apostaría el dedo chico de mi pie izquierdo a que el oficialismo no logra un triunfo en 2011...", fue la lacónica respuesta (textual) del consultor.

La mirada incrédula del amigo oficialista exigía más información.

"Me preocupa tu sorpresa... El descontento no es nuevo. El desgaste comienza antes de CFK, sobre el final del primer mandato. De hecho, CFK asume tras una significativamente pobre elección, probablemente la peor elección desde 1983 a la fecha, dejando de lado la de Néstor y su obligada ausencia de ballotage".

El amigo oficialista parecía no querer entender. Su desconcierto era total. El consultor hizo un último intento por esclarecer su visión:

"Para toda elección, hace falta el apoyo de una parte importante de la clase media. Y a la clase media ya la perdieron. Y no, no fue con el campo o los medios. Fue antes. La clase media fue perdida a manos de la inflación. Y hablo de la inflación que sienten cuando van al supermercado, no los números del Indec, eh".

El cierre de la charla fue casi una sugerencia: "Controlen la inflación, y la imagen del oficialismo en los sectores medios inmediatamente mejorará".

Hoy leo esto en los diarios, y las palabras del consultor vuelven a retumbar en mis oídos: "A la clase media ya la perdieron..."

(*) Confieso que en un momento de la charla, no pude con mi genio y tuve que recordarle su voto para la re-elección de Menem en 1995...

-----------------

3 comentarios:

  1. ¿No dicen eso de que "no hay más ciego que el que no quiere ver"?
    Boudou hoy lo llamó "reacomodamiento" de precios. Ummmm, ya.

    A "hostias", se van a reacomodar ellos, igual así van a entender. (a los choques, chocando con la puñetera realidad, quiero decir)

    ¡Saludos! :-)

    ResponderEliminar
  2. No sólo la perdieron, sino que la tratan mal. Los blogueros con la palabra escrita, el gobierno con su actitud condescendiente a todo aquello que huela a piquete, mientras no sea anti-K, con su desprecio a los temas de seguridad, con la burla del INDEC, y hasta te diría, una desconfianza de base por el trato diferenciado de montos y militares.

    ResponderEliminar
  3. Coincido, Irlandés. Aunque emplearía el término desprecio, mas que maltrato.

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0