miércoles, 19 de mayo de 2010

Un(a) Corte a la obsesión kirchnerista


La Corte Suprema de Justicia es el último bastión de la esperanza institucional del país. Con dos acciones del dia de hoy, la Corte se ha mostrado conforme al rol que le demandamos.

Por un lado, ratificó que los decretos de necesidad y urgencia (DNU) sólo pueden ser empleados en forma excepcional, y no ante situaciones de conveniencia política. Recordemos que la actual presidenta impulsó desde el Senado la Ley 26.122, que permitió flexibilizar el uso de los mismos. Es ahora la máxima instancia judicial del país la que obliga a limitar su uso.

Por otro lado, la Corte hizo lugar al recurso de apelación del Gobierno contra la medida cautelar que en Mendoza logró el diputado Enrique Thomas (PJ Disidente), suspendiendo la aplicación de la Ley de Medios. El caso fue enviado al procurador nacional, Esteban Righi, para su análisis. La aplicación de la ley de medios de servicios de comunicación audiovisual sigue suspendida, empero.

Leemos al respecto en La Nación:

"La ley de medios audiovisuales fue dictada por el Congreso nacional en octubre último y, desde entonces, fue suspendida por cuatro jueces en seis causas judiciales distintas: en todos esos casos, se dictaron sendas medidas cautelares que paralizan totalmente la ley o que suspenden la aplicación de algunos de sus artículos, como el plazo de desinversión para que los grupos de medios vendan empresas en el exiguo término de un año".

Sucede que, en efecto, esta resolución de hoy de la Corte responde a solamente una de las causas en las que la Ley de SCA fuera objetada por la Justicia.

Parte de la batalla entre el Oficialismo y Clarín se centra ahora en los tiempos de aplicación de la norma.

Por un lado, el oficialismo busca aplicar la vigencia de la Ley lo antes posible, de cara al desguace de frecuencias opositoras antes de las elecciones de 2011. Por el otro, Clarín busca ganar tiempo para estructurar mejor su defensa.

En este humilde blog nos hemos pronunciado reiteradas veces contra la Ley de Medios, atentos (entre otras cosas) al reemplazo de la voz hegemómica de Clarín por una igualmente hegemónica pero oficial. El armado de grupos de medios gráfico cercanos al oficialismo, y el incipiente lanzamiento de la Televisión Digital Terrestre, son una muestra clara de la preocupación del oficialismo por imponer su voz. La sanata de la "pluralización" de voces queda, entonces, en apenas una bella declaración de principios. Todo es parte de la batalla con Clarín, ni más ni menos.

Sostiene quien alguna vez tuvo una radio trucha, Mariotto:

"Estamos muy satisfechos por el fallo de la Corte porque no solo se ajusta a derecho sino que hace lugar a un recurso interpuesto contra una medida cautelar que lo único que pretendía era seguir ganando tiempo y frenar la ley".

La única realidad es que la Justicia debe aún expedirse sobre la aplicación de la Ley en general, así como también en la reglamentación de algunos de sus artículos más cuestionados.

¿Será Justicia?
------------------

2 comentarios:

  1. Sera?

    Era un momento perfecto para cambiar la ley por una realmente justa... que evitara todo lo posible los monopolios. Y estos sinverguenzas solamente buscaron y siguen buscando, que el monopolio cambie de bando...

    Esto somos? No hay mas?

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0