martes, 30 de junio de 2009

Juicio y castigo


"Se impondrá prisión de dos meses a dos años al que con engaños indujere a otro a sufragar en determinada forma o a abstenerse de hacerlo". Es lo establecido por el Código Electoral en el artículo 140.

El día después de las elecciones, Scioli confirmó que efectivamente su candidatura era testionial, al reconocer que no asumirá a su banca.

Scioli se desdijo así del compromiso que asumió con los ciudadanos y con los jueces que le creyeron cuando sostuvo que "eventualmente" asumiría.

Ricardo Gil Lavedra fue duro con el nuevo conductor pejotista:

"Las declaraciones que Scioli hizo ayer dan cuenta de que estuvo mintiéndole descaradamente al pueblo y a los jueces que le creyeron y convalidaron su candidatura durante toda la campaña".

"No hizo más que confesar lo que todos sospechábamos. Y que lo haya hecho horas después de las elecciones es gravísimo, una burla. Estamos ante la consumación del engaño".

Scioli conduce el pejota. Tal vez, a modo ejemplar, la justicia determine que merece su castigo. Sería bueno. Sería increible.
--------------------

1 comentario:

  1. Ojalá Gil Lavedra presente la demanda. No pueden quedar impunes y aunque zafe, porque va a ser dificil que algun juez se le anime, por lo menos va a quedar la amenaza latente para quienes quieran hacer lo mismo en el futuro.

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0