lunes, 4 de abril de 2011

Aliverti y el pasado y presente de la conducción corporativa


En Página 12 de hoy, Eduardo Aliverti sostiene que la jefatura política de la Oposición es Clarín. En sus palabras, "la conducción política opositora la ejerce una corporación empresaria".

Haciendo referencia constante a la repercusión mediática del bloque sufrido por Clarín, Aliverti repite tangencial, pero obedientemente, muchos de los puntos de la agenda oficial del segundo mandato Kirchnerista: Papel Prensa, ADN, Ley de Medios, etc. ¿Cuántas columnas escribió Aliverti sobre el ADN de los hijos de Noble entre 2003 y 2007? La pregunta es válida, en mayor o menor medida, también para el resto de los puntos enumerados en la columna.

Desde el atril, se ensaña también con el electorado de la ciudad de Buenos Aires: "Los sibaritas de Capital y aspirantes a sinónimos, que ya votaron a Erman González, a De la Rúa, a Solanas, al hijo de Franco, a Carrió, a Zamora, en blanco, ¿no deberían, alguna vez en la vida, introspeccionarse acerca de a dónde quieren ir, y con quién? ¿Van a votar, por puro resentimiento de clase, a un tipo que dice querer ser presidente cuando no puede arreglar un conflicto en el Colón, para que les cante Plácido Domingo?".

Ya sobre el final de su columna, Aliverti ratifica su hipótesis: "La táctica y estrategia de la oposición encabezada por El Grupo, según acaba de confirmarse con el bombardeo mediático y el documento para cuidar la democracia, quedaron prácticamente reducidas a la demonización de Hugo Moyano".

La pregunta que necesariamente surge es: Si a la actual conducción política opositora la ejerce una corporación empresaria, ¿no podríamos decir análogamente lo mismo sobre el bueno de Néstor en su primer mandato?

Al fin de cuentas, sabemos ahora que Magnetto y Kichner se reunieron al menos 12 veces en Olivos para cenar. Sabemos, además, que el bueno de Néstor renovó las licencias de TV y Radio al (¿ahora?) monopólico grupo. Y sabemos, además, que autorizó la fusión de Multicanal con Cablevisión, creando de hecho el mayor monopolio de la industria del cable. Y sabemos, por último, que las tapas de Clarín eran de apoyo explícito al gobierno.

Pero claro, eso era antes.

-----------------------------

4 comentarios:

  1. Más que nunca evidente, la transformación que se viene produciendo desde el 2003. Si hasta con el bueno de Néstor, todavía necesitábamos "someternos" al designio clarinetista, la dinámica política de estos años hizo que hoy sea posible sacarnos esa soga del cuello, otra más.
    Evidentemente, algunos políticos siguen queriendo responder a la orden de Magnetto, y está muy bien.
    En 2011, veremos qué quiere el pueblo. Y no habrá a quién ir a llorarle, creo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que las transformaciones de Kirchner son simpáticamente increibles. Esto es, si convenientemente elegimos creer que las convicciones genuinas son las últimas...

    Algunos ejemplos:

    De un ferviente apoyo a Menem y a la privatización de YPF en los 90s, a un crítico explícito de las privatizaciones (y todo lo que tenga que ver con Menem y los 90s).

    De aliado de Duhalde, ahora renegado expreso del bonaerense.

    De socio de Clarín, a "la madre de todas las batallas".

    Es interesante como desde el oficialismo se elije creer que es la última versión de Kirchner la que refleja sus verdaderas convicciones.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ahora son aliados de menem de nuevo. Porque se pusieron de acuerdo en el precio...

    ResponderEliminar
  4. si tenes convicciones las tenes desde un principio no seamos hipócritas nadie hace nada sin una doble intención

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0