miércoles, 6 de mayo de 2009

Como chanchos


Cuando se actúa por impulso se corre el riesgo de no medir correctamente las consecuencias. Se actúa rápido, sí, pero con elevado riesgo de incurrir en equivocaciones. En la desesperación por mostrarse "en acción", ciertas decisiones terminan siendo negativas. ¿Cómo se enmienda un error así?

Argentina fue de los pocos países que apelaran al ingenuo "cierre de fronteras areas" con México (como nuestro país, solamente China, Cuba, Ecuador y Perú suspendieron los vuelos con el país azteca).


Desde diversos sectores se ha criticado la medida, desde Martín Caparrós en Crítica, hasta Joaquín Morales Solá en La Nación. Incluso en la blogósfera oficialista la medida fue criticada (acá).
También nuestro embajador en el DF salió al cruce de esta fútil y apresurada decisión (acá). La OMS sostuvo que la suspensión de vuelos era una medida no efectiva.
Ni siquiera Estados Unidos, que ya ha sufrido al menos una muerte confirmada por esta enfermedad, apeló a la antipática e inútil medida de aislar a México.
Y desde la ONU se pidió que se revisen estas medidas discriminatorias (acá).


Sin embargo, por ahora los vuelos continúan suspendidos.


Reconocer y enmendar errores nunca ha sido una fortaleza de la Política K.

2 comentarios:

  1. Es algo antipática la medida. Pero igual me siento protegido.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo, en realidad percibís una falsa sensación de estar protegido. Los vuelos directos a México están suspendidos, pero no se controla a viajantes que ingresen vía Chile o Brasil.
    Es una medida inútil, en todo sentido. Es eficaz solamente para generar malestar con México.

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0