lunes, 11 de mayo de 2009

Pelotazo en contra


Es harta conocida la disputa Gobierno vs. Grupo Clarín. En esta entrada, y aún sin meterme de lleno en el proyecto de ley de servicios de comunicación audivisual (ver sitio de la Secretaría de Medios, acá), quisiera reflexionar sobre una de las ramificaciones de "la madre de todas las batallas": el pedido de Fútbol Gratis.

En sitios tales como Abramos La Cancha se buscar crear adhesión para la transmisión gratuita de partidos de fútbol por televisión abierta. Esto es, en mi opinión, un esfuerzo estéril, innecesario, casi obsceno.

El fútbol no es uno de los componentes de las necesidades básicas del ser humano, ni siquiera en Argentina. El fútbol no alimenta ni educa. Por más que este deporte convoque a millones de argentinos a ver y seguir los partidos, la realidad fría y objetiva es que no va a haber menos pobreza en Argentina porque se transmita River vs. Boca en TV abierta.
Por el contrario, esta campaña de Fútbol Gratis podría terminar desviando recusos que podrían verdaderamente contribuir a combatir la pobreza en nuestro país (en caso, por ejemplo, de tener que realizar indemnizaciones por la anulación de los contratos antes de su fecha de vencimiento en 2014).

Aún cuando la existencia de estos contratos es un problema (fueron otorgados por 25 años), y la presencia casi eterna de Don Julio la AFA es también cuestionable, el pedido de Fútbol Gratis no tiene asidero, no tiene lugar. Nuestro país tiene problemas mucho mayores como para andar preocupándose por la transmisión grauita de algunos partidos de fútbol. Sin ir más lejos, un verdadero debate sobre el proyecto de Ley es muchísimo más importante que el infantil pedido de Fútbol Gratis.
En los famosos 21 Puntos del proyecto de Ley no se menciona, claró está, el tema del Fútbol. La campaña "Fútbol Gratis" no es más que un populista esfuerzo por generar adhesión al proyecto de Ley ya mencionado.
Pd. En su afán por sumar adscriptos, el sitio Abramos La Cancha incurre en groseras falsedades, como la que describe acá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0