sábado, 15 de agosto de 2009

Un poder judicial timorato


Recordando que "en su declaración ante la Justicia, Scioli había hecho expresa reserva de ejercer la facultad que le permite no asumir en el cargo para el que fue electo", la justicia (así con minúscula) determinó que "no hubo ánimo de engaño por parte del candidato para inducir a error a los electores".

La verdad sea dicha en forma clara y directa: no estuvo en las intenciones de Scili asumir, jamás. Por eso jamás renunció a la gobernación.

En su presentación, antes de las elecciones, había sostenido que "eventualmente asumiré". Aníbal Fernandez había dicho que "por supuesto que van a asumir". Sin embargo, renunció a asumir al día siguiente de las elecciones.

La justicia argentina es timorata. La sensación imperante es que "vale todo".

Lo de Scioli (et al) ha sido vergonzoso. Y la estrategia que el oficiliasmo esgrimió durante las elecciones, tuvo como consecuencia (casi inédita) que el pejotismo perdiera en la provincia de Buenos Aires.

El 28J, el asado se les quemó. Lo más grave, empero, es que no han escuchado la voz de la ciudadanía...

------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0