martes, 3 de agosto de 2010

Más de lo mismo: El Kirchnerismo es apenas una continuidad


Aunque Gerardo se enoje, y acuse a Morales Solá de ser el cerebro de la oposición, hay que ser muy ingenuo para no imaginarse todo tipo de negociaciones en el Senado.

Seamos claros: el alquiler de voluntades no es un invento del Kirchnerismo. Es una triste realidad de nuestra dirigencia política, muy afecta a las prebendas personales (*). Sobrados ejemplos encontramos en el arcón de los recuerdos, desde Menem (PJ), hasta De La Rúa (Alianza), y siguen las firmas.

Cuenta una leyenda urbana que cuando en los 90s Aldo Rico apoyó sorpresiva y súbitamente la re-elección del entonces gobernador de Buenos Aires, Eduardo Duhalde, la tapa de Página 12 fue "Aldo se hizo rico". Si esa tapa existió o no es anecdótico. Lo verdaderamente triste es que como sociedad, aceptamos y somos parte activa de esa práctica.

Porque la compra de voluntades está presente también en toda nuestra sociedad. La transa, la coima al cana, el Diego (10%), el De Vido (15%), etc.

Por estas razones, no me sorprende que un senador de la Oposición haya recibido un mensaje de texto anónimo diciendo "Pedí lo que quieras".

No me sorprende en lo más mínimo, ya que durante el Kirchnerismo también hemos tenido bellos ejemplos de panqueques voladores:

¿Cómo no mencionar el caso de a la senadora correntina por el radicalismo, María Dora Sanchez, en la votación positiva por la Ley de Medios, después de haberla calificado de mamaracho apenas unos días antes? En este caso, el alquiler de su voluntad provino desde la presión por la amenaza de desviar recursos para su provincia.

Mal que le pese a muchos en la blogósfera oficialista, las numerosas sospechas en torno al Senado son también responsabilidad del Oficialismo, ya que también en esto, el Kirchnerismo no es sino apeas una continuidad. Más de lo mismo.



(*) Años atrás, tuve una breve pero gratificante incursión en la experiencia docente en un colegio secundario. Recuerdo estupefacto un ejercicio que realicé con los alumnos de quinto año, en que les preguntaba i) a qué querían dedicarse en su vida adulta, y ii) el por qué de su elección. No recuerdo con precisión qué % de alumnos respondió la primera pregunta diciendo que querían dedicarse a la política. Pero sí recuerdo que la principal razón que explicaba su elección de ser políticos era "para ser millonario". Telón lento. Muy lento.

------------------------

21 comentarios:

  1. Impresentable tu argumentación: Cuando la senadora correntina definió su voto el oficialismo ya contaba con 43 votos de los 44 que finalmente obtuvo para sancionar la ley de medios. Eso se verifica fácilmente en todos los diarios.

    ResponderEliminar
  2. Gerardo, es francamente anecdótico si ya tenían mayoría o no.

    Lo relevante es el cambio de parecer: te invito a leer sus declaraciones contra la Ley de Medios (a la que calificó de mamaracho y mamoterto), para luego sorpresivamente votar a favor.

    De hecho, en sus declaraciones públicas sostuvo que voto pensando en lo mejor para Corrientes.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Omite bellos ejemplos de panqueques voladores que fueron elegidos por el FPV y despuès se dieron vuelta votando en contra, que sucede si es en contra prima la conciencia? y a favor la billetera? siempre con distinta vara.

    La mejor soluciòn para evitar panqueques, es establecer que la banca es del partido y si està en contra de la desiciòn partidaria, renuncia.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, no es posible hablar de la compra de voluntades sin referirse a la Banelco, no? De todos modos, a mí me tienen sin cuidado cuando el objetivo es tener un país un poco mejor. Este no es un problema moral, y la moral no es la de las hormiguitas socialistas y/o radicales: la ética es una construcción pública, y si este gobierno ha hecho más por la gente que más sufre que cualquier otro en el pasado, repito, ni me preocupa.

    ResponderEliminar
  5. En general, el poder de negociación lo tiene quien gobierna, que es quien cuenta con los recursos y quien puede influir directamente en la asignación de los mismo.

    Pero seguramente haya ejemplos también como los que Ud. menciona.

    Pd. No concuerdo con su postura de establecer que la banca le pertenece al partido.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Mi amigo JD siempre sorprende con sus comentarios.

    Pero seamos justos! Mencioné al gobierno de De La Rua en el post, obviamente haciendo referencia a la Banelco.

    Rspecto de tu argumentación, el problema (más allá de la Ley) es quién determina si lo que se busca es "tener un país un poco mejor".

    Si la justificación (cuestionable, desde mi óptica) de un alquiler de voluntad es porque "se hace el bien", entonces pasa a ser fundamental la definición de qué es lo que le hace bien al país, ¿verdad?

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Voy a ser más claro: si desaparecen las retenciones, el resultado no es tanto una disminución en los ingresos del Estado sino SOBRE TODO UN EFECTO DEVASTADOR SOBRE LA PRODUCCIÓN AGRARIA. Con la soja a casi 400 dólares en Chicago, no va a ser negocio tener vacas, porcinos, etc., y menos todavía sembrar trigo-pan. Este sería un golpe de mercado, muy similar al que el menemismo-cavallismo le produjo a Alfonsín. Por lo tanto, ME TIENE SIN CUIDADO EL TEMA DE LA COMPRA DE VOLUNTADES, a contramano de lo que opina Gerardo en su blog. Es más, las veo bien, no se si me explico...

    ResponderEliminar
  8. No, no es irrelevante porque la votación ya estaba totalmente asegurada. Es un atentado a la inteligencia suponer que cambió su voto por alguna oferta cuando ya estaba todo definido. Sólo sirve para seguir agitando fantasmas sobre la base de la demonización del gobierno.

    Cuando los cambios de opinión son favorables a la oposición nadie dice que sea porque alguien los compró ¿Alguien sugirió que los senadores del FPV que votaron en contra de la ley de matrimonio igualitario o contra la 125 lo hicieron porque alguien les ofreció plata? No, hermanito, de ninguna manera. Lo mismo que con las denuncias de fraude previas a las elecciones. Si la victoria por 2 puntos hubiera sido de Kirchner todavía estaríamos padeciendo la campaña del dispositivo mediático con denuncias sobre fraude, pero como fue al revés nadie dijo nada. Si Cristina le gana a Carrió por 20 puntos se denuncia fraude, si Néstor pierde por dos puntos es una elección transparente.
    Si Felipe Solá se va del bloque del FPV no es porque lo compró la Mesa de Enlace, es porque defiende a la producción... y así miles de ejemplos.

    Nadie dijo que la senadora formoseña que está votando en contra hace un par de meses lo haga porque fue comprada por Clarín o Biolcatti.

    Yo buscaría explicaciones por las inconsistencias del espectro opositor y trataría de subsanarlas porque sólo por ahí vendrán las victorias. Ningún gobierno se perpetua por la compra de votos. Ningún gobierno crece en las encuestas por eso. Las razones son bastante más profundas.

    ResponderEliminar
  9. Vamos por partes, Gerardo.

    En primer lugar, una votación no se asegura hasta el momento preciso de contar los votos dentro del recinto. No antes.
    Pero insisto que lo verdaderamente llamativo es que la mencionada senadora haya públicamente destrozado el proyecto de Ley que, sorpresivamente, terminó votando a favor. He ahí el verdadero atentado a la inteligencia, no te parece? Y nuevamente, su explicación de que votó pensando en Corrientes es por demás sugestiva.

    Respecto de los cambios de los opositores, reitero mi comentario anterior: en general, es quien maneja los recursos quien tiene mayor poder de negociación.

    Pero seguramente también habrá "negociaciones". Con el post no demonizo al gobierno. Apenas sostengo que es una continuidad. Más de lo mismo.

    El problema no es el Kirchnerismo, sino nuestra sociedad toda.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Disidente: tu respuesta me recuerda que "el fin justifica los medios" es una frase de Maquiavelo que repiten quienes nunca leyeron a Maquiavelo, que nunca dijo algo semejante. Entiendo el argumento de Gerardo, aunque yo me preocuparía menos por las encuestas y más por la construcción política, y lo comparto obviamente, porque la doble moral, el doble rasero, etc. son propios del poder y su capacidad de enmascaramiento. Lo que Gerardo no entiende, creo, es que como la blogósfera es una especie de fenómeno autoreferencial, autista, me tienen podrido los post que repiten el tema de la compra de voluntades como si quisiéramos convencernos nosotros mismos. Acaso el pequeño Alfonsin no ofreció al gobierno el cambio de voluntades en el Senado negociando más cargos en el directorio del BCRA y cambios en el Consejo de la magistratura? Como eso me consta, no sigo discutiendo el tema.

    ResponderEliminar
  11. No, no, con argumentos como éste:

    "En primer lugar, una votación no se asegura hasta el momento preciso de contar los votos dentro del recinto. No antes."

    No tiene sentido seguir intentando intercambiar ideas.

    Y mucho más cuando terminás tu comentario así:

    "El problema no es el Kirchnerismo, sino nuestra sociedad toda."

    ¡Qué le vamos a hacer! ¡Este país siempre fue así! ¡No hay nada que hacerle! ¡Siempre que llovió paró!

    ResponderEliminar
  12. No entiendo por qué te ofuscas. Podemos no estar de acuerdo (una vez más), pero eso no le quita utilidad al intercambio de ideas.

    Respecto de las votaciones, es absolutamente cierto que, en temas de densas y arduas negociaciones, se sucedan cambios de último momento. La elección de las 125 es un clásico ejemplo. Por eso sostengo que los votos se cuentan en el recinto, nos guste o no.

    Respecto del cierre del últmio comentario: es cierto, siempre fuimos así. Pero sería bueno cambiarlo... Por mi hija, por los tuyos.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Veo que te estan dando pa' que tengas! jeje

    Por suerte los K, pasarán... Dejaran al país bien hecho bosta, como tantos otros; pero no estarán mas... Si tenemos suerte quizás los veamos tras las rejas!

    Veremos!

    ResponderEliminar
  14. Creo que al Kirchnerismo le duele verse como la continuidad de lo mismo.

    A sus ojos solamente, ellos son la encarnación del quiebre....

    ResponderEliminar
  15. Realmente, no entiendo a qué nostalgia de país pasado se refieren... A la dictadura? Al menemismo? A la alianza? A los años de Alfonsín? Al gobierno de Illia, de Aramburu, de Frondizi? Cuándo el país fue y estuvo mejor?
    Tema interesante para postear.

    ResponderEliminar
  16. Jorge, ¿qué nostalgia?
    Lamentablemente, coincido en eso con Gerardo: fuimos siempre iguales.

    Yo lo que planteo es que seguimos igual, que el Kirchnerismo no representa ningún quiebre...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Mirá, en todos tus post no se entiende si partís de un ideal que no exiete, o de algo que sí existió, obviamente en el pasado. Y te lo digo habiendo vivido, por ejemplo, la dictadura de Onganía, un país mucho más injusto, represivo, y jodido, donde el nivel de discusión, la riqueza de la discusión, era inmensamente mayor a la actual.

    ResponderEliminar
  18. [clap][clap] Si hay algo en lo que vale la pena mantener la intransigencia es en los valores, aunque sería más cómodo tirarse hacia el fin justifica los medios, o minimizar la corrupción como un mal menor o un mal necesario...sigan así, sin dejarlos estar cómodos en su inmoralidad e ilegalidad

    ResponderEliminar
  19. Hecho bosta con 50.000 mil millones de reservas que impiden cualquier golpe de mercado.
    Si van a hacer chistes que sean nuevos por favor.

    Hecho bosta es la hiper del chau de Alfonsín, o el 2001 del chau de De la Rúa o del neoliberalismo del hola de me-em

    ResponderEliminar
  20. Roland: dónde están esos valores? Decímelo, y lo voto. Te puedo hablar largo de cada uno de los que detrás de una supuesta virtud, esconden intereses personales. L Murphy? Prat Gay? Dónde, viejo Gómez?

    ResponderEliminar
  21. Sí, hecho bosta con 50 mil palos verdes. Porque lograron que la gente no pensara

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0