jueves, 10 de diciembre de 2009

Balance


10 de diciembre. Se cumplen 2 años de gobierno de CFK.

En la blogósfera y en los diarios, diversos artículos realizan su balance de la primera mitad de la segunda gestión K. En el mundo blog, hay balances oficialistas (ejemplos acá, acá, acá y acá). Y también los hay de la contra (acá y acá).

Pero quiero destacar el texto de Sergio Berenztein, de Poliarquía (en La Nación):

"Los Kirchner se refugiaron con sus seguidores más fieles y se apoyaron en una coalición de gobierno minimalista y defensiva, que aún conserva una notable capacidad de daño. Toda la estrategia oficial descansa en el uso discrecional y opaco de los fondos federales, con los que se logra la renuente disciplina de una mayoría de gobernadores, intendentes, sindicalistas y líderes de movimientos sociales. Pero al hacerlo han renunciado al electorado moderado e independiente, que supera largamente el 70% de la población. En suma, quedó claro que una cosa es mantener por cualquier medio el poder real, pero otra muy diferente es traducir ese poder en votos, consenso y popularidad".

El Kirchnerismo a mí me perdió cuando abandonó el concepto (¿pura ilusión?) de transversabilidad, de sumar voluntades progresistas, para recostarse casi exclusivamente en el pejitismo rancio y vetusto del conurbano bonaerense.

10 de diciembre. Se cumplen 2 años de un gobierno que, incapaz de continuar sumando voluntades, decidió doblegarse sobre lo peor de sí mismo.

-------------------------

3 comentarios:

  1. De verdad te digo, no creo que la transversalidad esté perdida. Es más, creo que es imposible sin transversalidad construir un país mejor. Aunque también siento ahora, que es imposible sin el peronismo, sus principios verdaderos y su tradición. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. De Vierde Man, ojalá tengas razón.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, tan "minimalista" que yo diría que son un téte a téte de Néstor y Cristina: el resto me temo -igual que hicieron para acceder al poder - son "elementos utilizables o descartables" según ellos estimen que es el momento de lo uno, o de lo otro.

    Perdieron electorado por todas partes: el muy progresista, el progresista y el moderado. Y sinceramente, visto de lejos, yo los veo "rancios". No sé si eso es de derechas, pero a mí me lo recuerda demasiado.

    * Aclaro - aunque duela - que no me gusta el peronismo en absoluto, creo que es una de las cosas que más obstaculiza el bienestar global de la Argentina; pero en fín... soy de fuera, puedo estar muy equivocada.

    Cariños! :-)

    ResponderEliminar

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0