lunes, 24 de octubre de 2011

Reescribir la historia



Embebidos en la mecánica discursiva del oficialismo, en este espacio bien podríamos decir “Acá fuimos siempre Kirchneristas. Desde el 2003, desde el 22%. Siempre”.

Sucede que la construcción del relato obliga a eso, a reescribir, a negar un pasado cuestionable y volver a interpretarlo, en términos (obvio) más acordes a los paladares nac&pop.

El jamás abandonó sus convicciones”, aseguraba una emocionada y anestesiada Cristina Kirchner anoche en el Hotel Intercontinental. Frase que debe ser interpretada de la siguiente manera: Ni cuando era un gobernador admirador del Menemismo y sus privatizaciones (especialmente la de YPF), el bueno de Néstor jamás abandonó sus ideales. Estaba en contra de las privatizaciones, pero circunstancialmente apoyó una medida en ese sentido porque favorecía las cuentas de su provincia.

Ni cuando lo recibía al odiado Héctor Horacio Magnetto en Olivos, para 12 cenas en la residencia de Olivos durante el primer mandato. Tiene razón su ex cónyuge y continuadora: El bueno de Néstor jamás abandonó sus convicciones. Sucede que había asumido con apenas el 22% de los votos, y necesitaba crear una base de apoyo. Su acercamiento a Clarín a comienzos de su gestión era apenas una jugada estratégica. Eso sí, cuesta un poco más explicar la renovación de licencias ya en 2005, y ni mencionemos la autorización de la fusión de Multicanal con Cablevisión en 2007, sobre el fin de su gestión. Pero son detalles que no interesan a nadie.

Aunque sus actos digan lo contrario, lo importante es que sus convicciones jamás cambiaron, nos dicen los creyentes y también los conversos.

Página 12 encontró hoy una forma divertida de justificar su inocultable alegría editorial por el también triunfalista (¿futuro continuador?) Amado Boudou y su pasado neoliberal:

Egresó de la Universidad Nacional de Mar del Plata con 8,19 de promedio. A los 23 años, mientras cursaba allí, empezó a militar en UPAU, el brazo universitario de la Ucedé. (..) UPAU congregaba por entonces a militantes de la Ucedé y el peronismo. En la carrera de Economía, las otras agrupaciones eran Franja Morada, radical, y Manuel Belgrano, socialista. Muy cerca de Boudou niegan que haya sido afiliado a la Ucedé y explican su acercamiento a UPAU por la rama peronista”.

Pero UPAU, en 1985 (Aimé nació en 1962), no tenía siquiera incipientes vestigios peronistas, los que sí podrían reconocérsele a partir del acercamiento de la Ucedé al Menemismo en la (ahora) nefasta década del 90. A fines de los 80s, UPAU representaba lo más selecto de la derecha conservadora y católica.

Ahora queda claro: hoy somos todos Cristinistas. Nosotros también. Este país que nos supo dar 10 años de Menemismo explícito, ahora nos bendice con 12 años de Kirchnerismo discursivo.

Congratulaciones al Frente Para la Victoria. Nos volveremos a ver en 2015.

-----------------

2 comentarios:

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0