miércoles, 30 de mayo de 2012

Pesificar las DDJJ de los funcionarios K




Desde hace unas semanas, el coro de adalides del Kirchnerismo habla de "cambiar la mentalidad", de la "soberanía monetaria", de "pesificar la mentalidad de los argentinos".

Desde el inefable Aníbal, hasta Florencio y otros funcionarios, todos han hablado acerca de la necesidad de dejar de pensar en "términos de dólares".

Pero a la hora de cuidar sus bolsillos, hacen exactamente lo contrario. En criollo: Cristina y su séquito de funcionarios ahorran en esa misma moneda que "dicen" aborrecer.

Leemos en Cronista:

"Cristina Kirchner declaró u$s 3.066.632 en depósitos a plazo fijo. Un año antes, ya había jurado que tenía u$s 2.906.292 . Y fue ella misma la encargada de defender la compra de u$s 2 millones que hizo Néstor Kirchner en octubre de 2008.



Pero la Presidenta no es la única que elige el refugio en dólares para cuidar su dinero. El vicepresidente, Amado Boudou, declaró que posee u$s 145.600 "en efectivo".


Los casos de funcionarios con ahorros dolarizados se multiplican. El canciller, Héctor Timerman, declaró que tiene u$s 331.987. Julio De Vido, ministro de Planificación, indicó que cuenta con u$s 20.500 . Carlos Tomada, de la cartera de Trabajo, figura con u$s 32.550 y Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social, con u$s 16.000.


Por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, declaró u$s 20.000 y el senador Aníbal Fernández juró que tenía u$s 24.000, cuando todavía era jefe de Gabinete.


Por último, Ricardo Echegaray, jefe de la AFIP y quien instrumentó el cepo, declaró contar con u$s 106.905, más de la mitad de sus ahorros declarados".

Desde este espacio, proponemos directamente expropiar y pesificar los verdes ahorros de los funcionarios Kirchenristas.... Y, ya de paso, prohibir que los funcionarios públicos puedan comprar moneda extranjera.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0