jueves, 17 de mayo de 2012

Disidencias en Angola





Este espacio, por demás humilde y escaso de recursos que sea, igualmente se permite algunas perlitas cada tanto. Durante los siguientes días, estaremos informando sobre la comitiva comercial oficial a Angola. Sí señores, “Nos Vemos” tiene su propio cronista en Luanda. Undercover, por supuesto.


Nos relata nuestro escriba (*):

“Lo primero que me llamó la atención del viaje, es que recién en Ezeiza, y tras horas de espera, nos confirmaban el asiento. Imposible cualquier forma de check-in que no sea presencial en Ezeiza. Pero pude sortear ese escollo, y así dirigirme a migraciones para el próximo trámite.


Esa fila era animada por el gobernador de San Juan, Mr. Gioja Gold. Todo un personaje, repartiendo chistes a diestra y siniestra. Con decirte que hasta estuve tentando de invitarlo a algún asado en casa. Se animó incluso a bardearlo a Moreno, rezongando porque no lo dejó comprar dólares. Eso sí, apenas lo divisaron las autoridades del aeropuerto, partió raudo y veloz a la sala VIP.


El vuelo charter salió una hora tarde, aunque no fue sorpresa para ninguno. La gran estrella, que incluso voló con nosotros en turista, es el Poronga Moreno. “No vuelo en primera yo, porque soy un trabajador argentino y no un chetito”, aclaraba a medida que se iba abriendo paso hacia el fondo del avión. Habrá que reconocerlo, Poronga era vitoreado y efusivamente saludado por muchos de los presentes.


Por supuesto, Gioja Gold viajaba en Primera, junto a otros gobernadores y funcionarios.


El vuelo transcurrió con la esperada liturgia del Kirchnerismo tardío: globos “Clarín miente”, cánticos contra TN y también contra el nuevo destinatario del odio oficialista, el gordo Lanata. También hubo, en línea con el berreta espíritu nacionalista reciente, globos de YPF y Malvinas.


Curioso: El equipo de armado de los stands de la “Feria Argentina” que tendrá lugar en Luada, la algo conocida “comitiva de José C. Paz”, estaba conformada en mayor medida por inmigrantes de países limítrofes, que por ciudadanos argentinos.


Por fallas en la organización, una vez aterrizados en el continente Africano, debimos esperar casi dos horas al micro. No sólo eso, sino que una vez arribado, el pobre chofer ni idea tenía del hotel al que debía llevarnos. De todas maneras, al final pudimos encontrarlo, de modo que ya estoy instalado y presto a salir a armar nuestro stand (NdE: se refiere al stand de la empresa a la que representa).

Para mañana les prometo detalles de la cena con doña Cristina”.

Continuará.

(*) Por cuestiones obvias, se han omitida todas las referencias personales del autor del relato. 

--------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0