lunes, 21 de noviembre de 2011

¿No será hora?



Estamos posteando poco. Muy poco. Pero por el momento, es lo que hay.

--

Semanas atrás participamos de un interesante intercambio epistolar entre compañeros universitarios. De extracción heterogénea, coexisten dentro del grupo visiones afines y poco afines al Kirchnerismo. Como la vida misma, ¿vió?

De origen trivial, la cadena de mails se tornó política al mencionar las restricciones a la compra de dólares, hecho que algunos de los destinatarios de los correos no tardaron en tildar de corralito cambiario. Hubo allí, en ese momento, una respuesta interesante de uno de los integrantes del debate. El amigo en cuestión sostuvo que (va intento de resumen): la sumatoria de todos los “votos sociales”, incluyendo a los que votaron a Binner, imlpica un 71% que se manifestó por medidas con mayor intervención del estado en la economía.

Nos preguntamos: ¿es la restricción a la compra de dólares es una medida social?

Nos respondemos: Más medida social es reducir la inflación (que no tenemos, según el mundo kirchnerista).
Sucede que un Kicrhnerista es un enamorado de la palabra, especialmente si es la propia.


Por momentos, quisiera vivir en ese mundo en el que los Kirchneristas dicen que vivimos...


Amantes de la cosmética discursiva, un Kirchnerista bregaría enfáticamente por las restricciones a la compra de divisas extranjeres, pero no tendría reparo moral alguno en defender y justificar la compra de US$ 2 millones por parte del bueno de Néstor durante el primer mandato de su señora esposa.


La avidez por el dólar no la generaron los medios, enemigos recurrentes de este Kirchnerismo tardío. La generó la propia administración, al instrumentar restricciones al acceso a la moneda en la que ahorran todos los argentinos, incluidos los funcionarios públicos del espectro nac&pop. Sus DDJJ Patrimoniales hablan por si sólas.


Para concluir, seguimos con el fin del relato epistolar.

Sostuvo alguno del bando contrario: Sean progresistas en serio, no sean amantes de la cosmética discursiva. Hoy, un inversor con un plazo fijo de US$ 1 millón no paga Ganancias, mientras que el Camionero paga Ganancias sobre sus 7 lucas de sueldo. Van 8 años de gobierno que se dice progresista… Y ya se aseguraron 4 más. ¿No será hora de ser progresistas en serio?

Y es esa una buena pregunta….






---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Opine libremente, sin censura ni edición. En este Blog no revisamos los comentarios antes de su publicación.

Compartí 2.0