miércoles, 30 de mayo de 2012

Pesificar las DDJJ de los funcionarios K




Desde hace unas semanas, el coro de adalides del Kirchnerismo habla de "cambiar la mentalidad", de la "soberanía monetaria", de "pesificar la mentalidad de los argentinos".

Desde el inefable Aníbal, hasta Florencio y otros funcionarios, todos han hablado acerca de la necesidad de dejar de pensar en "términos de dólares".

Pero a la hora de cuidar sus bolsillos, hacen exactamente lo contrario. En criollo: Cristina y su séquito de funcionarios ahorran en esa misma moneda que "dicen" aborrecer.

Leemos en Cronista:

"Cristina Kirchner declaró u$s 3.066.632 en depósitos a plazo fijo. Un año antes, ya había jurado que tenía u$s 2.906.292 . Y fue ella misma la encargada de defender la compra de u$s 2 millones que hizo Néstor Kirchner en octubre de 2008.



Pero la Presidenta no es la única que elige el refugio en dólares para cuidar su dinero. El vicepresidente, Amado Boudou, declaró que posee u$s 145.600 "en efectivo".


Los casos de funcionarios con ahorros dolarizados se multiplican. El canciller, Héctor Timerman, declaró que tiene u$s 331.987. Julio De Vido, ministro de Planificación, indicó que cuenta con u$s 20.500 . Carlos Tomada, de la cartera de Trabajo, figura con u$s 32.550 y Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social, con u$s 16.000.


Por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, declaró u$s 20.000 y el senador Aníbal Fernández juró que tenía u$s 24.000, cuando todavía era jefe de Gabinete.


Por último, Ricardo Echegaray, jefe de la AFIP y quien instrumentó el cepo, declaró contar con u$s 106.905, más de la mitad de sus ahorros declarados".

Desde este espacio, proponemos directamente expropiar y pesificar los verdes ahorros de los funcionarios Kirchenristas.... Y, ya de paso, prohibir que los funcionarios públicos puedan comprar moneda extranjera.




jueves, 17 de mayo de 2012

Disidencias en Angola





Este espacio, por demás humilde y escaso de recursos que sea, igualmente se permite algunas perlitas cada tanto. Durante los siguientes días, estaremos informando sobre la comitiva comercial oficial a Angola. Sí señores, “Nos Vemos” tiene su propio cronista en Luanda. Undercover, por supuesto.


Nos relata nuestro escriba (*):

“Lo primero que me llamó la atención del viaje, es que recién en Ezeiza, y tras horas de espera, nos confirmaban el asiento. Imposible cualquier forma de check-in que no sea presencial en Ezeiza. Pero pude sortear ese escollo, y así dirigirme a migraciones para el próximo trámite.


Esa fila era animada por el gobernador de San Juan, Mr. Gioja Gold. Todo un personaje, repartiendo chistes a diestra y siniestra. Con decirte que hasta estuve tentando de invitarlo a algún asado en casa. Se animó incluso a bardearlo a Moreno, rezongando porque no lo dejó comprar dólares. Eso sí, apenas lo divisaron las autoridades del aeropuerto, partió raudo y veloz a la sala VIP.


El vuelo charter salió una hora tarde, aunque no fue sorpresa para ninguno. La gran estrella, que incluso voló con nosotros en turista, es el Poronga Moreno. “No vuelo en primera yo, porque soy un trabajador argentino y no un chetito”, aclaraba a medida que se iba abriendo paso hacia el fondo del avión. Habrá que reconocerlo, Poronga era vitoreado y efusivamente saludado por muchos de los presentes.


Por supuesto, Gioja Gold viajaba en Primera, junto a otros gobernadores y funcionarios.


El vuelo transcurrió con la esperada liturgia del Kirchnerismo tardío: globos “Clarín miente”, cánticos contra TN y también contra el nuevo destinatario del odio oficialista, el gordo Lanata. También hubo, en línea con el berreta espíritu nacionalista reciente, globos de YPF y Malvinas.


Curioso: El equipo de armado de los stands de la “Feria Argentina” que tendrá lugar en Luada, la algo conocida “comitiva de José C. Paz”, estaba conformada en mayor medida por inmigrantes de países limítrofes, que por ciudadanos argentinos.


Por fallas en la organización, una vez aterrizados en el continente Africano, debimos esperar casi dos horas al micro. No sólo eso, sino que una vez arribado, el pobre chofer ni idea tenía del hotel al que debía llevarnos. De todas maneras, al final pudimos encontrarlo, de modo que ya estoy instalado y presto a salir a armar nuestro stand (NdE: se refiere al stand de la empresa a la que representa).

Para mañana les prometo detalles de la cena con doña Cristina”.

Continuará.

(*) Por cuestiones obvias, se han omitida todas las referencias personales del autor del relato. 

--------------------

miércoles, 16 de mayo de 2012

Absolutamente previsible



Eso dijo la actual mandataria, continuadora de la gestión Kirchnerista iniciada por su difunto marido en 2003. Más específicamente:


Esta Argentina es (..) absolutamente responsable y previsible”, escribió en Twitter.

Viniendo de parte de quien recurre con extrema facilidad a cambios de reglas y regulaciones, la frase suena a cargada.

La autora de la frase es quien comandó la estatización de las AFJPs, un año después de otorgarle a los afiliados la libertad de volver al régimen de reparto (libertad que pocos tomaron, por cierto).

La acuñadora de la frase es parte de una misma administración que a fines de su primer mandato renovó licencias a Grupo Clarín, para apenas dos años más tarde, impulsar la Ley de Medios para sustraerle la mayor parte de esas licencias. Claro, en el interín, Clarín dejó de ser socio y Magnetto asiduo visitante de Olivos, para ser la mismísima encarnación de todo mal que aceche al país.

La factora de la frase es también quien tras jugar un papel fundamental en la privatización de YPF, dictaminó ahora su expropiación como presidente.

Y fue también la creadora de la frase quien instruyó a la AFIP a restringir, con absoluta ausencia de criterios transparentes, la compra de moneda extranjera, imponiendo así, una arbitrariedad que fomenta, vaya paradoja, la incertidumbre y la desconfianza en la moneda nacional.

En realidad, lo único absolutamente previsible de la gestión Kirchnerista es que, cada vez que convenga a los intereses de sus funcionarios, las reglas serán cambiadas.

Duerma tranquilo, amigo lector. Tía Cristina tiene todo bajo control….

--------------

martes, 15 de mayo de 2012

La tormenta K del dolar...



... ¿quien la va a pilotear?

Igual, tranca. "Nada raro va a haber".



Haga patria... y véndame sus dólares



Amigo Kirchnerista, tan adepto Ud. a creer en los dulces cantos de las ninfas oficialistas, tiene aquí la oportunidad de reconfirmar su compromiso con el proyecto nacional y popular.


Cumpa Kichnerista, tan adepto Ud. a justificar todas y cada una de los gaffes de la actual dirigencia, tiene aquí la oportunidad de reafirmar sus convicciones e hinchar su pecho con orgullo camporista.

Twittero y Bloggero K, tan adepto Ud. a burlarse de las opiniones en disidencia con el actual modelo de país que forjan las huestes del gobierno, tiene aquí la distinguida oportunidad de revalidar sus pergaminos y, al mismo tiempo, ganarse la renovación de la beca de Abal Medina hasta el 2015.

Simpatizante y progresista amigo Kirhcnerista, tan adepto Ud. a cerrar los ojos y elegir no ver el endeble cimiento del relato oficial, tiene aquí la inigualable oportunidad de demostrarse a sí mismo que tiene “lo que hay que tener” para arrebatarle a la izquierda argentina la bandera del progresismo, e izarla como propia.

Todos y cada uno de Uds. poseen, aquí y ahora, la oportunidad de mostrarse indefectiblemente leales y devotos al movimiento que comenzó con Néstor y que prosigue, con hidalguía y no menos soberbia, su esposa Cristina.

Haga patria, compañero. Despréndase del verde y vil billete imperialista....

Y véndame al precio oficial esos dólares que tiene amarrocados…. Prometo entregarle recibo oficial, para que Ud. exhiba, orgulloso y presuntuoso, en su Facebook….

--------------------

lunes, 14 de mayo de 2012

Nimiedades


“Papá, ¿cuál es el animal que tiene más dientes?”, me sorprendió hace un par de días.


Opté por una clásica respuesta: “Creo que el tiburón…”, arriesgué.

“No! El Ratón Pérez”, me respondió a carcajadas. Sólo atiné a abrazarla fuerte, y comenzar una guerra de cosquillas, como esas que solemos hacer por las noches, después de cada ducha.

Con casi 7 años, aún es ferviente devota de Papa Noel y el Ratón Pérez. Y a mí, lejos de preocuparme por lo que algunos podrían considerar como excesiva inocencia, me maravillan sus ojos, grandes y rebosantes de felicidad, cuando me habla de sus deidades.

-----

Su primer diente de leche lo perdió hace aproximadamente 6 meses. Y con los $ 20 que obtuvo de parte del mentado ratón, compró un álbum de figuritas. Pero dos meses más tarde, en una visita relámpago a la juguetería del barrio en búsqueda de un regalo para su prima, divisó una muñeca de tela. Desde entonces, ahorra para poder comprarla.

Aunque con su vecina han comenzado a vender pulseritas que hacen ellas mismas, su principal fuente de ingresos proviene de los aportes del ratón por sus diminutos dientes de leche. Desde entonces, todo su incipiente conocimiento matemático se focaliza en medir, en términos de dientes, claro, el monto a ahorrar para alcanzar la soñada muñeca de tela.

Dado que tenía ahorros por $ 120, y que el precio de la muñeca era de $ 200, ella comprendía que debía aún ahorrar el equivalente a 4 dientes.

Cuando finalmente alcanzó la cifra anhelada, fuimos juntos a la juguetería. Yo caminaba apurado a su lado, tratando de seguirle el ritmo. Supongo que fruto de la ansiedad, salticaba feliz cuadra tras cuadra, sin cansarse.

Su felicidad e inocencia, empero, encontraron un abrupto e indisimulado final. Perpleja, miraba el rótulo del precio de la muñeca en el estante. Sin quitarle la mirada a la muñeca, me preguntó cómo era posible que no le alcanzara para comprarla.

“No entiendo, papá. ¿Por qué sale más ahora? ¿Por qué no me avisaron?”.

Hice silencio por unos instantes. Medité mi respuesta. Luego, la tomé de la mano, y nos dirigimos juntos a la caja:

“Gordita, en este momento del país, las cosas aumentan de precio con el paso del tiempo. Es algo difícil de explicar, pero créeme que algún día, volveré a intentarlo. Por ahora, me limitaré a contarte que hay algunas personas que no están haciendo adecuadamente sus tareas. Y en lugar de defender el valor del dinero, evitando así que ahora no puedas comprarte tu muñeca, están preocupados por otras nimiedades”, dije cabizbajo.

“¿Nimiedades?! ¿Qué es eso?”, alcanzó a preguntarme mientras yo entregaba al cajero los billetes para la compra...

------------------------------

viernes, 11 de mayo de 2012

Rehénes del Kirchnerismo: Relato de un secuestro económico





En el año 2005, junto a un amigo del primario, abandonamos el rat-race profesional, y nos aventuramos al mundo emprendedor. Eran épocas de buenas noticias en Clarín, y la génesis del boom del consumo del Kirchnerismo.

La naturaleza del negocio se basaba en aunar diseño alemán con costos de fabricación del sudeste asiático. En este caso, aplicado a muebles para exteriores.

La aventura creció en ingresos fuertemente, casi a la par de la tasa de aumento de la publicidad oficial, y un poco por debajo de la tasa de enriquecimiento del matrimonio presidencial.

Llegamos a emplear a más de 30 ciudadanos de nuestro país. Veinte familias que dependían de nuestra capacidad de gestionar el negocio para obtener sus ingresos con los cuáles compraban alimentos y brindaban educación a sus hijos. as. Tamaña responsabilidad sólo era asimilable por la satisfacción de poder ayudarlos a crecer, profesional y económicamente. Nuestra PyMe llegó incluso a financiar la compra del primer automóvil de dos nuestros empleados, siendo en ambos casos, el primer 0Km de sus vidas.

El futuro parecía promisorio. En 2007, el Oficialismo obtuvo un resonante triunfo con la esposa del entonces presidente Kirchner como candidata al sillón de Rivadavia. Creímos, ingenuos, en la promesa de mayor calidad institucional. Un Kirchnerismo más prolijo, nos dijeron. Un Kirchnerismo más prolijo, compramos.

La llegada de la esposa a la presidencia, empero, no resultó en políticas como las que esperábamos. Mucho cambio, y en poco tiempo. Súbitamente, el hasta entonces socio y aliado pasó a ser el enemigo público número uno. Clarín y Kirchner entablaban, por primera vez desde 2003, una batalla abierta y explícita. Tras años de buenas noticias, pagadas con renovación de licencias y cenas de popes en Olivos, el Kirchnerismo comenzaba a gastar recursos en pos de asfixiar al principal multimedios del país que ayudaron a consolidar.

En la búsqueda por mantener viva la llama del consumismo, el Kirchnerismo prosiguió manteniendo su torpe y indiscriminada política de subsidios. La disputa con el campo también volvió susceptibles a los consumidores. En pocos meses, la fuga de capitales y la presión sobre el dólar se inflamaron.

Y con ellos, la hasta entonces medida inflación comenzó a impactar en la ahora más frágil economía. Patra peor, la inflación no se combatía, sino que se la ocultaba con prácticas propias épocas más oscuras de nuestra historia reciente.

Los plazos de pago necesariamente se estiraron, y los planes de compra de nuestros principales clientes se postergaban. “Congelamos toda nueva decisión de compra, hasta que veamos mejor panorama económico”, lacónicamente nos decían.

El primer golpe mortal se materializó con la prescripción de las licencias automáticas de importaciones. De un día a otro, nuestro programa de abastecimiento de productos se veía letalmente afectado. En vano nos reunimos con funcionarios de quinta categoría de la Secretaría de Comercio. No había caso, nuestros productos de Malasia no iban a poder fluir libremente hasta nuestros depósitos.

La alternativa de desarrollar un proveedor local se vio rápidamente imposibilitada, al no contar con recursos necesarios para adquirir bienes de capital. Desesperados, contactamos un productor de la zona de Villa Adelina, de quien se decía podría tener la capacidad de replicar nuestros productos. Pero el esfuerzo resultó fútil. El enorme empeño y buena voluntad eran opacados por la deficiente calidad de la materia prima disponible.

En 2010, nuestro esfuerzo emprendedor sucumbió. Y con el, la fuente de trabajo de esas 30 familias que habían decidido acompañarnos en nuestra aventura. Aún recordamos con dolor las reuniones con nuestros vendedores, en las que les íbamos explicando la situación financiera de la empresa. Durante el segundo Kirchnerismo, sencillamente no podíamos conciliar ganancias. Y para beneficencia, había cientos de métodos mucho más efectivos.

Nuestro socio intentó volver rápidamente al mundo de al relación de dependencia. Era una forma de escaparle al riesgo empresario, nos decía. “No hay incentivos, y mucho menos parece haber deseos de fomentar, desde el oficialismo imperante, un espíritu emprendedor en la país”, sentenció alguna vez.

Aún sin vernos con asiduidad, nuestras vidas continúan actualmente vinculadas, como siempre sucede en aquellas amistades forjadas en las primeras etapas escolares. Rehenes de una nueva versión de corralitos estatales, proseguimos con nuestras vidas intentando buscar la manera de proteger ahorros familiares, e intentar asegurar así, el futuro de nuestros hijos.

Sin posibilidad de préstamos hipotecarios, y con la creciente imposibilidad de adquirir moneda extranjera, ante el explícito desinterés del Banco Central de proteger la capacidad de compra de la moneda nacional, nuestras vidas se debaten entre diferentes opciones de subsistencia.

Las señales que podrían generar confianza en los consumidores brillan por su ausencia. Por el contrario, con cada semana que pasa, el Kirchnerismo parece ensañarse en continuar avanzando sobre nuestras libertades.

Y sin posibilidad de pagar rescate, parece.

---------------

miércoles, 2 de mayo de 2012

Tribuneros


Hay quienes definen a un jugador tribunero como aquel que "está más pendiente de agradar a la tribuna, que de serle efectivo al equipo".

Claro que este comportamiento es también observable en otros ámbito.

Agitar el sentimiento nacionalista con Malvinas o YPF sirvan como primer ejemplo. La "tribuna" aplaude a rabiar estas jugadas, aun cuando las formas y el momento en que estas acciones se llevan a cabo terminan por condenarlas a una irremediable futilidad. 

Ved otro claro ejemplo en el accionar de la embajadora del Kirchnerismo en Londres, el lunes. En un acto publico en el que el el canciller británico presentaba el reporte anual sobre DDHH en el Reino Unido, Alicia Castro aprovecho la sesión de preguntas del publico para interrogar a William Hague acerca de las intenciones del gobierno británico de iniciar conversaciones sobre la soberanía de las Malvinas.

No hay dudas, la "tribuna" celebrara la jugada. Pero es dudable la efectividad que estas posturas puedan tener en torcer la actitud de Londres. Mas bien  todo lo contrario, seguramente.

Las tribunas de fútbol suelen aplaudir a aquel jugador expulsado por agredir a un rival, aun cuando con esa acción, el equipo al que alientan haya terminado con un jugador menos dentro de la cancha.

En política, las actitudes tribuneras están a la orden del día. Desde el Oficialismo, pero también desde la irracional Oposición. El apoyo "a medias" a la expropiacion de YPF por parte de los senadores y diputados del FAP y de la UCR, es una muestra clara de ello.

El Kirchnerismo agita convenientemente esas fibras nacionalistas. Y la triste oposicion, también preocupada por agradar a la tribuna, termina confundiendo las formas con el fondo.....



Pd. Casi casualmente recordamos que ayer este (ahora semi-abandonado) espacio cumplió 3 años...


Compartí 2.0